19 de mayo de 2011

El Cine de Serie B


¡Bienvenidos de nuevo piratillas! En esta ocasión, y con la participación de todos, vamos a comentar aquellas películas de Serie B que alguna vez hemos visto. Esas deplorables pero a la vez entrañables historias en las que, por alguna extraña razón, no dejamos de ponerlas “a caldo” pero que nos siguen enganchando a seguir viéndolas ¿Qué tendrán para conseguir estos efectos? ¿Algún truco o patrón que se pueda sacar en claro? ¿Cómo es que algunas, tan rematadamente malas, se nos graban a fuego en la mente y no podemos olvidarlas? Sin duda, uno de los grandes misterios de la humanidad ¿Verdad? ¡Juas!

Desde los orígenes del cine, siempre ha habido películas e historias para olvidar. Unas simplemente se olvidan, pasando con mayor pena que gloria por el videoclub de barrio y por nuestra memoria. Otras, pasan como meras secuelas sacadas directamente a la venta, desprestigiando unas muy dignas primeras partes y cambiando la historia por completo. El resto, son aquellas al más puro estilo de domingo por la tarde aburrido en casa, sin saber que hacer salvo ver“el peliculón” que dan en la tele.


Todas ellas podrían considerarse películas malas, flojuchas, pobres, aburridas… pero solamente las más… inconcebibles (como diría un siciliano), pasarán al Olimpo de las llamadas Series B, aquellas que demuestren su valía con una magistral mezcla de poco presupuesto, guiones descerebrados, actores de no-renombre, efectos especiales de andar por casa, partes picantes, destapes… y sobretodo y lo más importante, un nombre que suene poco serio (aunque pretenda serlo) y se nos quede en la memoria.

[IMG]¿Quién no recuerda o no ha visto esa secuela de Starship Troopers: Héroe de la Federación? ¿Y Fantasmas de Marte? ¿Robocop II ? Géneros dispares unidos por una buena causa… más o menos. Así pues ¿Cuál ha sido o es vuestra película de Serie B favorita? ¿Recordáis alguna escena en concreto que aún hoy os causa estragos o bien, os emocionó? ¡Venga, a mojarse todo el mundo! Saquemos nuestros más ocultos miedos y gustos extravagantes en pos del post (que mono ha quedado eso ¿Verdad?)


Yo empezaré por esas secuelas ya comentadas: Starship Troopers II & III. La primera parte tuvo cierto éxito en su momento y, si recordáis algunos, se hizo hasta una serie animada digitalmente de TV. Era la típica película de ciencia-ficción con bichos enormes de una galaxia lejana con el único instinto de cargarse a la raza humana. Jóvenes valientes se alistaban en el ejército para acabar con la amenaza según sus especialidades: soldado, piloto, psítico, etc. No dejaba de ser el básico mata-mata con sangre, mutilaciones y demás hermósidas cosas, pero tenía su aquel, cosa que no se puede decir de las siguientes películas.


De pronto nos encontramos con bichos evolucionados que poseen cuerpos y se adaptan a las “tretas” de los humanos. La segunda parte se centra en un reducido grupo de soldados aislados en una torre, a la vez que son asediados por cada vez mas bichejos de esos tan monos. Lo único destacable es la intriga que te crea el absurdo guión de ver cómo termina todo, así que a pesar de esto, te atrapa. El famoso “Héroe de la Federación” más que héroe, en momentos da la sensación de ser el típico tipo duro que no se altera con nada y gracias a su falta de… “todo”, sobrevive a sus compañeros y se da cuenta de lo obvio ¿Lo mejor? Los anuncios propagandísticos para alistarse, sin duda, desternillantes y absurdos ¡Juas!

La tercera parte recupera al protagonista de la primera en un intento por hacerla más seria, cosa que se queda en agua de borrajas según avanza la trama, pero al igual que la secuela, tiene ese “algo” que te deja pegado a la pantalla a pesar de repetirte una y otra vez “¡Qué mala!” :lol: Una especie de mezcla de la primera parte con Star Trek: Aquel País Desconocido. Un influyente loco que afirma ser el elegido de un poderoso dios, se lleva consigo a los cuatro pirados que le siguen por media galaxia para al final, tener que recibir ayuda de los militares de siempre a base de pólvora y unas molonas armaduras. Los efectos son bastante pobres y la verdad, cantan más de la cuenta. Se ve que se gastaron el presupuesto en el rescatado actor de la primera parte y les quedaron cuatro perras para los FX… aún así y con todo, sigue con ese “algo” que no sabes por qué, te mantiene hasta el final.

Lo mejor de estas secuelas: lo dicho, los anuncios de alistamiento y la seriedad de algunas escenas en situaciones tan descaradamente cómicas. Te atrapa por lo mala que se hace por momentos… pero hace gracia si no tienes algo mejor que hacer.

Lo peor: que tras aguantar y llegar al final, uno se queda a cuadros y con la sensación de haber perdido un valioso tiempo para hacer… cualquier otra cosa. Además, te deja la “cosa” de querer repetir en algún futuro… lejano ¡Juas!

¿Cuál es la vuestra? ¡Un salutte y hasta la próxima! ¡Que corra el ron!

No hay comentarios:

Publicar un comentario