17 de mayo de 2011

La Crónica del Pirata: IV Japan Weekend

¡Bienvenidos de nuevo a la sección de eventos caballeros! (y señoritas). En esta ocasión, mi viaje me lleva de nuevo a asistir a la cuarta edición del Japan Weekend de Madrid, que se celebró los días 29 y 30 de Enero. Para esta ocasión, nuevamente se volvió a cambiar de recinto, repitiendo en el Palacio de Convenciones de la Casa de Campo, pabellón original de las dos primeras ediciones y de tamaño más reducido. A simple vista, se echaron en falta algunos stands a los que habitualmente estamos acostumbrados, dejando un hueco que difícilmente se puede llenar con vacío. Los que sí fueron, daban la sensación de estar organizados de forma aleatoria, según caían y creando la impresión de, a pesar de ser muy vistosos, estar apiñados cual monedas en cofre de tesoro.

Ciertamente, salvo este detalle, el resto del pabellón estaba bastante decente: el escenario principal era enorme, con espacio suficiente para las actuaciones de los invitados y diversas actividades. La planta superior, antaño prácticamente olvidada, fue ocupada por consolas de todo tipo para gozo de los más jugones y mesas de juegos. Los horarios, pese a tener algún que otro desfase, no fueron el caos de la edición anterior y perfectamente se podían ver las actividades en las horas propuestas por el evento y, cómo no, el ambiente es lo que hace grande estas reuniones, viendo a viejos conocidos y haciendo nuevas amistades.

Del primer día del evento, a destacar el cosplay purista, de un nivel más que aceptable cuya única pega fue la participación: asistieron cuatro gatos mal contados (y no era por no haber cosplayers presentes) donde los personajes de Rukia y Shinjiel fueron los más ovacionados. No podían faltar las charlas de presentación de películas como Gantz, las proyecciones de películas, videoclips y algún que otro documental y el incombustible concurso de ParaPara. Aunque sin duda lo más interesante fue el concierto de Hitt,  solista japonés que a pesar de no contar con mucho reconocimiento en su país de origen, en Europa tiene buena acogida gracias a su participación en multitud de eventos de este tipo.

Nota curiosa: el concierto de Hitt no estuvo mal, incluso dejó a más de una con espasmos en el suelo de la emoción pero… ¿Bailar un tango cual Power Ranger llamando a su Megazord? Mmm… otro eunuco más a mi lista.

El domingo poco más que sea reseñable la verdad: concursos de karaoke, cosplay libre, desfiles de moda, proyecciones (New Mazinger Z, Last Exile, Sword of Stranger), conferencias, charlas y documentales (Geishas y Lolitas, El mundo de Pokémon), sesiones de firmas por parte de Mala Estrella y un escueto pero ameno concierto de Ephimere. Como es habitual en estos eventos, el sábado suele ser el día de más afluencia y actividades, quedando el domingo como un día tranquilo en el cual aprovechar para comprar alguna oferta de los stands y ver con más calma las actividades propuestas por la organización. Batallas de Soft Combat eran organizadas en muchos casos por los propios visitantes en el exterior del recinto, creando una distracción más entre las opciones disponibles. Sin duda un fin de semana entretenido pero que se notaba faltaba algo, puede que el cada vez más elevado precio y las fechas (recordemos que muchos están en época de exámenes) hayan echado para atrás a más de uno, aparte de la experiencia de la anterior edición, tras la cual muchas personas por desgracia, ven al Japan Weekend como algo desorganizado y como un evento de relleno.

En resumidas cuentas mis queridos piratas, no deja de ser un evento más en el cual disfrutar de las ofertas propuestas y echarse unas risas con los amigos. Puede que el precio sea elevado para lo propuesto, pero tendréis que reconocer que por poco que haya, siempre picamos y caemos en la tentación de llevarnos algo, aunque sólo haya un stand, no paramos hasta tener un detalle, así que entre unas cosas y otras, por lo menos el día que se va, merece la pena (dejando aparte temas organizativos y demás eunucadas). Los cosplays están más elaborados en cada cita a la que acuden y los artistas invitados, por lo menos desde hace un par de ediciones, ganan con cada nuevo evento, siendo el grueso del cartel.

Así pues, aún siendo sin duda mejor que la tercera edición, el IV Japan Weekend peca de una falta de algo, ese algo que atrae a la gente una y otra vez sin importar nada más y logra hacerte pasar por alto los pequeños fallos que toda organización suele sufrir. Quizás es el precio, quizás las fechas, pero el caso es que aún falta mucho para alcanzar el nivel del Expomanga o el Expocómic, pero no por ello deja de ser una opción a tener en cuenta una vez que sabes lo que te vas a encontrar. Esperemos que para la siguiente edición tomen nota y mejoren estas pequeñas cosas.

Este pirata se despide hasta la próxima, cargando las pilas a base de ron para detallaros cualquier evento que se cruce en mi camino. Pero mientras… ¡arrasad con lo que veáis, y generosos no seáis!

Grupal de Naruto

Léelo también en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario