17 de mayo de 2011

La Crónica del Pirata: XIII Expocómic

¡Bienvenidos de nuevo a mi barco piratas! En esta ocasión nos adentraremos en las procelosas profundidades del Expocómic 2010, evento que se celebró en Madrid del 9 al 12 de Diciembre y en el cual, disfruté de la agradable compañía de nuestra pequeña drow: Ilfrin.

Como novedad de este año se ampliaron los días del salón, pasando de los habituales tres a un nada despreciable número de cuatro para poder disfrutar al completo de todo lo que el Expocómic podía ofrecernos. Otro detalle considerable y muy a favor por parte de la organización fue el hecho de cambiar de pabellón, pasando del habitual de La Pipa a uno mucho más grande y espacioso como es el Palacio de Cristal. Los stands se podían curiosear con tranquilidad, los amantes del cómic campaban a sus anchas, los cosplayers iban creciendo cada vez más ennúmero, las gntes hacían cola para ver a sus autores favoritos, las fuente de chocolate gigantes… ¿¡chocolate!? ¡me encanta el chocolate!

Los dos primeros días fueron los más tranquilos, ideales para curiosear un poco sin el agobio de la gente y pasar un rato agradable con amigos y adquiriendo algún que otro ejemplar siempre buscado por todo buen aficionado al cómic. Sin mucha actividad en lo que a actos se refiere, tanto el jueves como el viernes lo más destacable fueron los talleres (especialmente organizados para excursiones escolares y donde todo grumetillo aprendía a dibujar a sus personajes favoritos), las presentaciones de novedades y próximos lanzamientos y las primeras sesiones de firmas con autores como Juan Luis Rincón, Isaac Casanova, Julio Videra, etc.

Aparte de los stands típicos de merchandising, talleres y juegos de mesa (por nombrar sólo algunos), una cosa que echamos en falta fueron más puestos dedicados a los cómics. Cierto es que haberlos “haylos”, pero en un Expocómic creo se debería dar prioridad a éstos y, pesar de los que había, en comparación con el resto deslucía un poco y muchos se quedaron con ganas de más. Esto es como ir a tomar ron y solo encontrar media botella. Menos mal que el conjunto hacía que estos pequeños detalles no importasen y entre las buenas gentes que aquí acuden y la cantidad de actividades, los cuatro días se hicieron muy cortos.

Nota curiosa: los amantes del cómic huyen despavoridos ante la visión de un pirata y una Trinity con cuaderno en mano. Y ya si ven una cámara ni hablemos. A pesar de que algunos se mostraron encantados a responder nuestras preguntas, la gran mayoría agachaban la cabeza y con risa nerviosa huían despavoridos, cosa contraria a resto de aficionados a manga/anime que no paran de hablar. Dos mundos tan parecidos y a la vez tan distintos, curioso.

Ya el sábado empezó el auge del salón: la gente acudía masivamente al recinto y las actividades se llenaban al momento: grupos de cosplayers luchaban en Soft-combat en cada rincón, las mesas de firmas eran un cúmulo de gentes ansiosas de ver a su autor y recibir una rúbrica, los flashes saltaban aquí y allá, nuestra redactora Ilfrin saltaba en una especie de sofisticados zancos y cuando no, se enfrascaba en épico combate a espada láser contra los Jedi (sí amigos, forma parte del lado oscuro). Cada esquina del Palacio de Cristal era aprovechado al máximo para esta ocasión. El escenario principal contaba con gran cantidad de sillas y por primera vez en mucho tiempo, un espacio dedicado para la prensa y la televisión, para poder captar lo mejor de cada espectáculo. Una sala especialmente dedicada a exposiciones, nos mostraba los mejores trabajos y bocetos de autores tales como Carlos y Emilio Freixas, Santiago Sequeiros, Jose Mª Martín Sauri y Alfonso Zapico, al más puro estilo del Museo del Prado, con guía incluído que nos explicaba cada autor y cada obra que se exponía.

De los espectáculos en sí, aparte de las siempre esperadas batallas de cosplay, bodas frikis y bailes, los presentes disfrutaron con un Trivial de Marvel para poner a prueba a todo amante de las artes de Stan Lee y compañía además de poder deleitarnos con multitud de actividades de cómic y manga: talleres, lecturas, proyecciones… ¡¡Aaghh, el Kraken!! Mmm… no, sólo es una reproducción de Cthulhu y el Necronomicrón. Menudo susto, creo que necesito un trago de ron.


Otro punto caliente y siempre activo era la zona de Sony, con enormes pantallas y una inmensa cantidad de PS3 y PSP´s para disfrutar de juegos tales como Tron, película que se estrenará estas navidades, y promocionar próximos lanzamientos como la nueva aventura de los héroes de DC. Los chicos de Sony amablemente nos invitaban a ser fotografiados y llevarnos gratuitamente la imagen impresa como recuerdo. El stand de Radio Ritmo entrevistaba a diestro y siniestro cubriendo todo el evento, momento que aprovechamos para decir unas palabritas y hacernos unas fotillos.

Así finalizó el Sábado, con una gran afluencia y actividades por doquier, aunque el grueso del espectáculo sería el Domingo, día dedicado a los karaokes, actuaciones de cosplay, air band, desfiles de moda, entregas de premios, etc. Lo mejor del último día son las ofertas que se pueden encontrar. Desde merchandising hasta cómics, ven reducidos sus precios a unas cifras muy jugosas y apetecibles. Los últimos autores como Torke, Alfonso Azpiri, Verónica Casas y Luis Royo (confirmada su presencia a última hora), daban amablemente sus firmas a los rezagados que aún no tenían una.

La gran atención de este día, se centró en las actuaciones de cosplay, en la cual disfrutamos de muchas representaciones en solitario (algunas mejores que otras la verdad, que más de uno parecía eunuco) y dignas coreografías como la de Versus, que una vez más, nos deleitaron con su épica batalla de Star Wars ¡con cámara lenta y todo! Ver para creer, y eso que no llevaba aún mucho ron en sangre. Acto seguido, Ilfrin y un servidor presenciamos un extraño Trivial de Manga y Anime en el cual no importaba si la respuesta era la correcta mientras fuera original. Por desgracia lo original en muchos casos era absurdo y… algún que otro disfraz (colleja de Ilfrin) ¡Ouch! Digooo cosplay, era más bien un total y completo cosfail. 

Grupal de Bleach
En resumen han sido cuatro días bastante movidos con una organización bien coordinada y un elenco de invitados cada año mejor. El amplio espacio dejaba lugar a todo tipo de carreras improvisadas, risas, batallas y lo más importante: disfrutar de los stands sin agobios. Una vez más, la gentes que llenan estos eventos son lo mejor, quitando a algunos de los, en ciertas ocasiones, aislados aficionados al cómic, todos estaban encantados de ayudar y compartir con los demás sus aficiones. Sólo en un sitio así puedes entrevistar a un Predator que se acaba transformando en Jedi y terminar luchando en mística batalla contra un mix de Trinity-Catwoman-Viuda Negra o saltar a sus espaldas y atacar cual carro de combate a The Spirit.

XIII Expocómic de Madrid, uno grande que ha demostrado un año más, que a pesar de no llegar al nivel del de Barcelona, es un sucesor muy digno. Y cada año va a mejor. Estaremos pendientes, botella de ron en mano. Nos vemos en el IV Japan Weekend de Enero, hasta entonces, felices fiestas y… ¡Qué corra el ron!


Y yo con una sola bala...


Léelo también en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario