13 de febrero de 2012

Parábola - Stan Lee & Moebius (by El Entrecott)


Empezar a hablar de una obra como “Parábola “ siempre resulta difícil, primero porque su gestación llevo casi 20 años en la vida de Stan Lee, y segundo porque cuando se trata de Jean Giraud, mas conocido como Moebius, es fácil perderse en el basto cosmos de este gran artista.
El cómic que hoy nos ocupa resulta de la unión de dos genios separados por un inmenso océano pero unidos por el deseo de crear algo muy especial, y eso es precisamente este relato, la historia definitiva de dos personajes, Galactus, el devorador de mundos y su primer heraldo, Estela Plateada, que mas solo que nunca se enfrenta a la mayor amenaza que el mundo haya conocido… 

Para entender “Parábola” en toda su extensión habría que remontarse a los orígenes del universo Marvel. Estamos en el año 1961, Stan Lee y su principal dibujante y colaborador, Jack Kirby, habían lanzado con gran éxito algunos títulos como Hulk, The Avengers o Spiderman, pero se dan cuenta de que faltaba algo, un vistazo mas allá de las estrellas. Marvel no tenía entonces personajes que entroncaran con la tradición de aventureros espaciales al estilo de Buck Rogers o Flash Gordon, que tanto éxito habían tenido entre los lectores de los años 40 y 50. Así nacieron los 4 Fantásticos ,una curiosa familia de superseres que defendían la tierra principalmente de seres de otros mundos. Era el momento de dar el siguiente paso, y fue la creación de Galactus, un gigantesco ser que viajaba por el cosmos alimentándose de la energía vital de los mundos que visitaba, junto a el estaba una lacónica figura montada en una tabla de surf, Estela Plateada, su heraldo, que se encargaba de buscar planetas para su amo, un ángel anunciador de la destrucción. 

Tras esta primera aparición los destinos de Estela Plateada y Galactus discurrieron por caminos distintos, Estela traicionó a su amo ayudando a los 4 Fantásticos a derrotarle y este le condenó a vagar por el cosmos por siempre jamás. Galactus siguió siendo una amenaza para la tierra, pero a menudo se topaba con Reed Richards ,que se las ingeniaba para engañarle de algún modo y así se marchara a buscar comida a otra parte. 

Bajo estos argumentos subyacía una idea que a Stan Lee le fascinaba, la de un cómic protagonizado por Dios, algo que estaba taxativamente prohibido por el código de los cómics de la época, pero que obviamente estaba implícito en Galactus, un ser omnipotente, carente de la moral de los humanos, y que en realidad no era malvado, simplemente trataba de sobrevivir. A mediados de los 60 plantear abiertamente algo así era absolutamente descabellado, incluso para el propio Lee, por lo que tuvo que aparcar esta idea durante muchos años, hasta que el azar en la Comic-Con de San Diego del año 1988 le hizo coincidir con Moebius, que encantado con la idea de colaborar con Marvel le confesó que su personaje favorito era Estela Plateada… 

Para que este proyecto funcionará estaba claro que se tenían que dar condiciones especiales, puesto que Moebius era un artista fuera de lo convencional. La historia de “Parábola” se iba a desarrollar en un universo Marvel alternativo, sin super-héroes e iba tener una carga teológica muy fuerte, como nunca se había visto antes. 

>> Argumento. 

El relato comienza describiéndonos un mundo plagado de violencia , dominado por bandas callejeras y tele-predicadores. En medio de todo esto hace su entrada Galactus que aterriza con su enorme nave. Inmediatamente la población acepta al gigante como una especie de entidad divina que ha venido a salvarles de la desesperanza en la que se hayan sumidos. Galactus les promete que si le siguen borrará de la faz de la tierra la pobreza, el hambre y el crimen. El mero temor al poder del extraterrestre hace que las personas empiecen a modificar su conducta, de pronto los actos de terrorismo o de lucha entre facciones políticas cesan, básicamente porque sin imponerlo se ha instaurado una dictadura en la que los que se le oponen o dudan de su palabra son neutralizados. 

De entre los restos de este nuevo orden también surgen los que quieren sacar tajada del asunto, como Colton , un enloquecido tele-evangelista que ve en la llegada de Galactus la oportunidad perfecta para mostrar a las masas un Dios tangible, que habría llegado a la tierra respondiendo a sus plegarías. 

En este punto es donde hace su aparición su antagonista, Estela Plateada, que ha permanecido oculto entre los hombres ,viviendo una existencia casi marginal, decide revelar su condición cuando ve que la locura se ha apoderado de la gente por culpa de Galactus. Rápidamente se monta en su tabla y va a visitar al gigante, aquí descubrimos algo sobre su naturaleza, y sobre la soledme promesa que años atrás le hiciera a Reed Richards de no atacar al planeta tierra, evidentemente no la ha roto, o si no la historia ya se habría acabado en este punto, pero le revela a Estela que lo que no prometió era evitar que los humanos se exterminaran entre ellos, y el hecho que está mas hambriento que nunca, lo que le lleva a rebajarse hasta el extremo mas insospechado. 

Se desata entonces una batalla entre los dos, donde queda patente lo poco que le importa a Galactus el destino de la raza humana, destruyendo todo lo que encuentra a su paso ,y por el contra noble naturaleza de Estela, que intenta salvar a los habitantes de la ciudad de la del desastre. 

Poco a poco los diferentes estamentos de la ciudad van dándose cuenta de lo despiadado que es Galactus, lo que antes les separaba entre adoradores suyos y herejes les une ahora en su deseo de acabar con él. El sacrificio de Estela en una lucha sin posibilidad de victoria a hermanado a los hombres contra la amenaza. Cuando Galactus termina descubriendo que su argucia no ha surtido efecto decide abandonar el planeta, sin embargo los problemas para Estela no han terminado… 

La necesidad de los hombre de hallar una deidad en la que poner sus esperanzas les lleva a creer que él es en realidad el auténtico mesías que ha venido a liberarles del demonio. Estela tiene que tomar una decisión arriesgada: Hacer creer a todos que es peor y más despótico que el propio Galactus. 

La gente le abuchea y este consigue lo que quería, que se valoren a ellos mismos, no que adoren a ningún becerro de oro, todo ello a costa de tener que auto-exiliarse de la tierra para siempre. 

De nuevo los humanos están solos en el universo, quizás mas que antes, porque han visto el rostro de Dios y este se ha revelado como una personificación de lo mas oscuro que hay en nosotros mismos. 

Comparativa entre las ediciones
>> Llevando al papel “Parábola”.

La primera vez que se publicó la obra se hizo ,por expreso deseo de Moebius en el formato habitual del cómic norteamericano, es decir, 28 páginas con papel normal con grapa, no fue hasta unos años después cuando aparecieron publicadas una serie de entrevistas en las que daba pelos y señales de cómo se había producido la gestación de Parábola. 

Una de las cosas que mas sorprendían era la dificultad inicial del artista galo para asimilar el estilo de trabajo “Marvel” que básicamente consistía en dar la descripción de lo que pasaba en cada página con algunas indicaciones pero sin particiones ni diálogos . Generalmente en Europa o en el cómic mas underground si hay un guionista y un dibujante este le pone los bocadillos a las viñetas y el artista dibuja lo que sería la transcripción de la escena. 

Hay que decir que Moebius salió airoso de la empresa porque el ritmo de la historia nunca se resiente, de hecho es muy intensa, son 46 páginas con una gran carga dramática. Eso sí ,su estilo poético y futurista impregna cada viñeta, quién sabe el aspecto que habrían tenido Galactus o Estela Plateada de no haber contado con referencias visuales previas, el caso es que si que las tenía, claro, y por fortuna si tienes a grandes maestros como John Buscema o Jack Kirby se puede dar una conjunción de estilos realmente increíble. El estilo de Moebius es muy pictórico, favorecido por ritmo grandilocuente de Stan Lee como guionista, que alterna escenas de gran épica con el detalle mas cercano a la hora de mostrar lo que sienten los personajes. 

La paleta de colores de la obra es otro de sus puntos fuertes, totalmente tomada de otras creaciones del francés como Blueberry pero que conserva los tonos del cómic clásico norteamericano, que era mas limitada que la actual, aunque muy expresiva al utilizar casi siempre los colores de la escala básica, así Galactus es mas violeta que nunca, Estela mas plateado que nunca, valga la redundancia, o los ambientes mas opresivos, dominados por el verde y el azul. 

Por último destacar la rotulación, algo vasta y abigarrada por momentos, resulta muy útil para comprender el ánimo del artista a la hora de afrontar determinados momentos cargados de dramatismo. 



>> Por que leer Parábola.

Parábola es un cómic que sigue resultando igual de fresco que cuando se publicó por primera vez. Su originalidad se debe principalmente la mezcla de estilos, por un lado la visión de Moebius, siempre ecléctico, que supo ahondar en lo poética que es la figura de Estela Plateada, un vagabundo del cosmos enfrentado a su creador para salvar a un planeta en el que no queda apenas rastro de humanidad. En el otro extremo de la balanza se sitúa Stan Lee al que todos señalan como al hombre que revolucionó la industria del 9º arte hasta llevarla a sus actuales cotas, pero que pocas ha gozado del reconocimiento que merece como creador de historias. 

Si te gusta el mejor cómic europeo de siempre y las historias mas allá del tiempo del espacio no pierdas la oportunidad de bucear en esta obra imperecedera y maravillosa.



Léelo también en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario