17 de diciembre de 2012

The Ultimates (by El Entrecott)

Estamos en 1962, tras iniciar lo que hoy conocemos como Universo Marvel, con creaciones como Spiderman, Fantastic Four o Hulk, Stan Lee y su gran dibujante estrella, el inigualable Jack Kirby, reciben el encargo de crear un grupo de súper-tipos que pueda dar la réplica a la Liga de la Justicia de DC. Lo que en principio podría haber sido un simple desfile de personajes con grandes habilidades se vuelve mucho más complejo. Para empezar, Lee había reunido un grupo de auténticos solitarios, héroes que no tenían nada en común, verdaderos sociópatas en algunos casos o simplemente personajes que no conseguían asumir su propia condición de superhéroes. 

El equipo inicial lo conformaban Iron Man, Thor, Hulk, La Avispa y El Hombre Hormiga. Tras unos pocos números llegaría el Capitán América, rescatado de su hibernación en un bloque de hielo. Con el hombre abanderado se iba a producir toda una revolución en el grupo, Iron Man y Thor pasaban a un segundo plano, dejando al Capitán al frente de una formación integrada por ex-villanos como Mercurio y La Bruja Escarlata, Ojo de Halcón y La Viuda Negra. 

Con el devenir de los años el grupo sufrió numerosos cambios, algunos más radicales que otros, pero no sería hasta la llegada de Brian Michael Bendis como guionista principal cuando se produciría la hecatombe definitiva, el grupo conocido como Los Vengadores dejaba de existir tras una serie de terribles acontecimientos. Estamos en el año 2004… 

Dos años antes, coincidiendo con el 40 aniversario de la colección, Marvel iniciaba una nueva línea editorial, denominada Ultimate. La idea era ver como resultaría el nacimiento del universo Marvel si ocurriera a principios de los 2000. Era un planteamiento orientado a un público más adulto, con menos restricciones a la hora de hablar de sexo o de política, y donde la violencia se mostraba de un modo mucho más gráfico. 

Se lanzaron varios títulos con los personajes más emblemáticos de la factoría de las ideas, a saber: Fantastic Four, X-Men, Spiderman y The Ultimates, la piedra angular de este universo alternativo, con Los Vengadores como protagonistas absolutos. Ni que decir tiene que esta vez las cabezas pensantes de la editorial decidieron no dar un salto al vacío, emplazando la línea Ultimate en un universo paralelo que no tenía continuidad con el “normal”, donde Bendis seguía haciendo y deshaciendo a su antojo. 

Parecida libertad creativa le otorgaron a Mark Millar, guionista controvertido donde los haya, que meses antes había abandonado DC Comics tras numerosos desencuentros, relativos sobretodo a la utilización de la violencia en la serie The Authority. Así que cuando Marvel le dio carta blanca a la hora de escribir las historias se produjo su eclosión definitiva como autor. 

En este primer interludio la acción nos sitúa en el año 2002. Nick Furia (o más bien Samuel L. Jackson) tiene entre manos el proyecto de un súper grupo conformado por algunos de los individuos más excepcionales que se conocen. Por un lado tenemos a un mujeriego y egocéntrico Tony Stark, con su armadura Iron Man, a Thor, aquí convertido en una especie de activista medioambiental superpoderoso, del que no se sabe a ciencia cierta si es un tipo sumamente trastornado o, como él afirma, el hijo de Odín y dios del trueno, completan el equipo el Doctor Pym, creador de una fórmula que le transforma en un hombre gigante y su prometida, la deliciosa Avispa, una atípica pareja que parece vivir siempre en la frontera del odio y el amor. Para ensamblar todas estas piezas el director de SHIELD cuenta con la ayuda de un desequilibrado Doctor Banner, alias Hulk, que no duda en liberar a la bestia para desfogar sus más bajos instintos. 

Como no podía ser de otra manera, Los Vengadores sin El Capitán América no serían ellos. Quizás sea esta la encarnación que sea más fiel al original, probablemente esto sea debido a que era la que menos había que retocar. Resulta curioso que el personaje más antiguo con diferencia, sea el más complejo psicológicamente hablando. 

La trama de este primer volumen de la serie es un claro homenaje a la original del año 62. Hulk ha enloquecido, esta vez no hace falta que la magia de Loki entre en juego, simplemente un ataque de cuernos de Banner desencadena el desastre. Tras una lucha sin cuartel, varias cosas van quedando claras, la primera es que El Capitán América se va a erigir en el auténtico líder sobre el terreno del grupo, tomando el mando cuando la situación se vuelve cada vez más dramática, la segunda es la confirmación de el núcleo de poder que conforman el Capi, Iron Man y Thor, que al igual que en el universo Marvel original mantendrá al grupo durante décadas y sobretodo, que no todos están preparados para ser superhéroes. 

Esto será parte importante de esta primera entrega. Tras una discusión provocada por la frustración del Hombre Gigante al ser humillado por Hulk durante la batalla, éste paga los platos rotos con La Avispa, a la que deja al borde de la muerte. Giros argumentales todos que se corresponden con su contrapartida clásica, aunque con un enfoque mucho más realista que lo hacen muy atractivo. 

El universo Ultimate no ha hecho más que crecer desde entonces, sin los corsés que suponen tener que respetar ciertos conceptos clásicos, nos han permitido asistir por ejemplo a la muerte del Spiderman original, Peter Parker, o al esperado momento en el que Lobezno y Jean Grey acaban en la cama. 

Como en ocasiones anteriores, este nuevo universo se les fue de madre a sus creadores, que recurrieron a la figura de Galactus para hacer una cruenta limpieza y partir de cero otra vez… y lo hicieron con buen criterio. Todo giraba en torno a una terrible revelación: El Capitán América tenía un hijo ¡éste era ni más ni menos que Cráneo Rojo! 

En la actualidad nos hallamos inmersos en una confrontación entre los héroes y dos razas de súper seres que prácticamente han sometido al planeta Tierra, capitaneados por un genocida Reed Richards. 

Como se puede apreciar, los límites de Los Ultimates son difíciles de predecir. Michael Bendis, se ha erigido en orquestador absoluto de todo lo que acontece en Marvel, incluyendo a estos personajes, que claramente están sirviendo como campo de pruebas para las producciones cinematográficas de la compañía. 

Recomiendo muy mucho que leáis The Ultimates. Es un gran soplo de aire fresco dentro de un mundo demasiado cargado por grandes sagas y personajes que bajo mi punto de vista, se han hecho poco reconocibles para el gran público, que es para el que debería ir dirigido un cómic de este tipo. 

Y cómo no recomendar de un modo muy especial el trabajo de Mark Millar, uno de los autores más cautivadores de la última década. Todos aquellos que no hayan leído nada del creador de Kick Ass no saben lo que se están perdiendo…

Léelo también en:
http://kzrevista.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario