1 de julio de 2013

Entrevista Sergio Bleda

PD: Sergio ¿de dónde crees que te viene el interés por los vampiros y otras criaturas sobrenaturales? 

SB: Hubo una película de la Hammer, que me marcó mucho, se llamaba Kung Fu contra los siete vampiros de oro, a partir de ahí comenzó mi interés por los vampiros. 

PD: El baile del Vampiro es una obra publicada en 1997 por Planeta de Agostini a través del sello Laberinto, ¿Cuál crees que puede ser el motivo de que en 2013 siga gustando tanto a los lectores? 

SB: Tampoco sabría decirte, creo que los vampiros son personajes que están muy metidos en nuestra cultura. El Baile del Vampiro fue una obra que funcionó muy bien en su día y lo lo ha vuelto a hacer. Espero que algún día pueda continuar la historia. En verdad no se bien porque sigue funcionando tan bien, creo que no ha tenido nada que ver con Crepúsculo (risas). 

PD: El cómic tiene un carácter un tanto desmitificador de los elementos que conforman el vampirismo mas clásico a saber: ajos, estacas, tipos con capas negras o castillos... ¿Cómo es tu tipo de vampiro ideal, por decirlo de alguna manera? 

SB: Bueno, realmente como era un chaval en los 90 el modelo de Ann Rice era el que me parecía más veraz, el de Jóvenes Ocultos también, ese tipo de adaptación del fantástico al realismo cotidiano es lo que me interesa más, por eso me gusta mucho, por ejemplo, Stephen King, que es un autor de terror pero sus personajes están muy relacionados con el realismo urbano. 

En El baile del Vampiro se ve claramente, hay vampiros viejos como Jacob, que está totalmente desvinculado de la sociedad, de hecho vive en una alcantarilla, aislado de todo, en su burbuja de mugre, de vez en cuando sube para alimentarse, y luego está Inés, que es una vampira joven que se comporta como una chica de su edad, sale con sus amigas y eso pero claro, de vez en cuando tiene que comerse a alguien... ¿A que estudiante no le gustaría ser un vampiro? 

PD: Tu vivías en Barcelona mientras escribías El Baile del Vampiro. ¿Cómo te inspiró la ciudad a la hora de desarrollar la historia? 

SB: Bueno, yo viví en Barcelona, fue justo cuando regresé a Albacete cuando empecé a dibujar El Baile del Vampiro. Barcelona es un personaje más, cualquier persona que haya estado en la ciudad, en el barrio gótico, de noche, tiene la impresión de que si realmente existen los vampiros, viven allí, yo lo tengo clarísimo. Cuando quemaron el Liceo es porque había vampiros dentro. 

PD: Volviendo un poco al tema de la línea Laberinto que lanzó Planeta, ¿Cómo valoras la experiencia, como autor, de que una editorial lance una linea dedicada exclusivamente a los autores de Cómic Book en español? 

SB: Es complicado, la línea Laberinto estuvo muy bien en unas cosas y en otras cosas no tan bien. Estamos hablando de mediados de los 90 que es cuando las revistas de cómics ya habían desaparecido, cuando un autor de historietas quería empezar a publicar lo hacía en Cimoc (El Cairo) y así se iba fogueando, todavía no habían salido las novelas gráficas. Los autores quedábamos un poco descolgados, así que nos agarramos al Cómic Book, un formato de 24 páginas, en blanco y negro, relativamente más barato y sencillo de producir, que había iniciado Camaleón con títulos como Dragon Fall o Tess Tinieblas. Planeta retomó el testigo de Camaleón y pagando un poquito más se hizo con una gran cantidad de autores, está bien tener un sitio donde poder publicar. 


PD: ¿Y cuál crees que fue la causa de que la experiencia no tuviera continuidad? 

SB: Creo que Planeta desaprovechó el filón que representaba, no aprovechó esa gran cantidad de autores que tenían, como el tema del merchadising. Creo que el problema de las grandes editoriales en este país es que miran a muy corto plazo, en ese sentido la novela gráfica es un formato mucho más imperecedero que el Cómic Book. Editoriales como Astiberri si que miran más allá de las ventas del mes y se preocupan de reeditar el material y de que esté disponible en las tiendas. 

La “muerte“ de la línea Laberinto se produjo porque Planeta, a los pocos años de estar publicando empezó a pagar bastante menos de lo habitual a los autores, menos de la mitad de lo solía estar haciendo, cosa que nosotros no podíamos permitir, más que nada porque no se podía vivir de eso. 

PD: El personaje de Jacob es fascinante, un viejo vampiro viviendo en el meollo de una gran ciudad casi como un urbanita más. Aparte de su reaparición en 2004 para Schtroumpf, ¿Te has planteado que tenga su propia serie? 

SB: Sí, de hecho la serie está escrita, El Baile del Vampiro se iba a convertir en una serie regular, tengo algunos números escritos y varios abocetados, diseños de personajes que todavía están inéditos. Estoy trabajando en una precuela, al igual que en Inés 1994, donde contamos como fue vampirizada en la España de los 90. En Jacob quiero contar como fue convertido en vampiro por el Vampiro Blanco, en la Prusia del siglo XVIII. Esa serie va a salir, cuando yo me propongo algo lo consigo, soy muy cabezón... lo que no sé es cuando. 

PD: En el mercado internacional, trabajas para una editorial francesa entre otras cosas ¿Has pensado o recibido ofertas desde EEUU para cruzar el gran charco como otros autores españoles? 

SB: Es raro que los autores recibamos ofertas de nadie, yo creo que no he recibido una oferta de trabajo en mi vida, ¡y llevo más de 20 años viviendo de esto! Si que es verdad que el mercado americano me tienta, incluso he hablado con alguna persona para buscar un agente literario en los EEUU, pero uno está tan ocupado con el cómic europeo que es difícil sacar tiempo incluso para preparar unas páginas de muestra, desde luego no descarto la idea. 

De todos modos casi todos los grandes clásicos de la historieta española empezaron haciendo trabajos para las grandes agencias como podía ser Warren o Selecciones Ilustradas, no eran super-heroes pero era trabajo para el extranjero, creo que los dibujantes españoles llevan ahí toda la vida. 


PD: Por último. Hoy en día ya es tan común que los cómics se conviertan en films... en su momento creo entender que Fantastic Factory, la productora que montó Brian Yuzna tenía los derechos de tu cómic, ¿Volviste a saber algo más del asunto? ¿Qué te parece la idea de ver El Baile del Vampiro en la gran pantalla? 

SB: No fue Fantastic Factory, sino otra productora española-mexicana: Alquimia, llegaron a comprar los derechos, es decir, la opción, ellos compran dicha opción y tienen cinco años para hacer la película. Hasta hoy yo he conseguido seguido vender la opción de dos obras: una de El Baile del Vampiro, y otra de Duérmete niña a una productora americana. Al final no se llevaron a cabo ninguna de las dos producciones, si que verdad que Ervin Rustemagic, productor ejecutivo de la serie de tv Jeremiah, también tuvo que ver en Dylan Dog, que lleva la tira de años editando tebeos, intenta cada cierto tiempo vender el proyecto a alguna productora americana. 

En cuanto al proyecto sigue ahí, el guionista Helio Mira, que es quién se encargó de hacer la adaptación cinematográfica sigue intentando colocar el guión en alguna productora, en el último año ha habido movimientos al respecto pero a día de hoy no hay nada. Pero vamos, no es algo que me quite el sueño, yo vivo de hacer de tebeos, a mí lo que me hace realmente feliz es estar frente al tablero haciendo una página detrás de otra. 



Léelo también en:
http://kzrevista.blogspot.com.es

1 comentario:

  1. Cada dia te superas, oh jefe de la bodega!!! El dia que seas millonaio, acuérdate del timonel azulado XD

    ResponderEliminar