19 de mayo de 2014

La Crónica del Pirata: XII Expomanga

Un año más nos encontramos en un Expomanga y un año más, encontramos gente estupenda que con cada nuevo evento, se supera más y más en sus avatares y cosplays (para que luego digan que por estos lares no sabemos hacer bien las cosas). Gente que denota dedicación y mucho, mucho detalle en sus elaborados trabajos y -por el contrario de lo que la infame leyenda urbana difunde- son gente afable y con quien poder hablar como si lo conocieras de toda la vida… aunque le conozcas de hace apenas unos instantes. Por el contrario, siempre te encuentras con corsarios de agua dulce que solo buscan llamar la atención y ver que pillan por ahí, fastidiando en muchas ocasiones a los demás y dando mala fama al grupo… ¡pero nos desviamos del tema! (que no me decís nada y yo me lío, me lío…).

Como de costumbre, las colas han sido el punto negativo de este año… bueno, negativo es decir poco. Este año se han pasado tres pueblos, dos embarcaderos, cinco bosques y mi querida y perdida Perla Negra… ¿el motivo? Bueno, quien es fiel a estos eventos sabrá que los chicos de la AEAC (Asociación Española de Amigos del Cómic), por mal que a veces puedan salir algunas cosas, en general gozan de una organización cuidada, minuciosa y segura. Tanto en Expomanga como Expocómic, hemos podido gozar de buenas actividades, precios razonables, grandes invitados y una seguridad dentro de lo razonable. Las colas, como es lógico, entran dentro de lo normal. Así pues ¿qué ha pasado? ¿Se han vuelto gilip*****, como diría Marty McFly? ¿Se han olvidado de cómo se hacen las cosas? No compañeros, la “culpa” la tiene el Ayuntamiento de Madrid y los eunucos que rondan en sus filas. Son ellos quienes debido a las fuertes regulaciones establecidas tras el trágico suceso del Madrid Arena, han restringido con fuertes medidas el acceso y control al evento.

Debido a que el recinto del Expomanga no permite superar un aforo determinado, se decidió controlar el número de visitantes con verjas en la entrada del edificio, prohibiendo incluso en algunos puntos el paso a todos los visitantes sin entrada, incluyendo a prensa y acreditados. Medidas que crearon polémica y malestar ya que muchos consideraron desproporcionadas las medidas tomadas (aparte de que muchos de los cuerpos de seguridad y miembros del Staff del Expomanga estaban de uñas y trataban a la multitud como ganado y gentes sin seso). A este férreo control de asistentes se sumó el hecho de que cerraran las taquillas durante la mañana del sábado, al superar por mucho el número de personas que podían andar por el recinto. Otro dato a sumar es que incluso los asistentes con entrada o acreditación debían esperar larguísimas colas antes de poder acceder al edificio. La causa es una vez más el control de masas impuesto por el Ayuntamiento. Con este problema entre manos, la AEAC rápidamente emitió un comunicado en el cual se pedían disculpas a los afectados y se comunicaba que ya se negociaba con la empresa municipal Madrid Destino (quien gestiona estos eventos), para reabrir las taquillas y facilitar el acceso a todos aquellos que no hubieran podido comprar entradas. Por desgracia las taquillas solo abrieron por un tiempo limitado.

¡Pero bueno! No hay mal que por bien no venga. Las colas insufribles si… pero el resultado final merecía la pena y este año hemos podido disfrutas de más variedad y actividades que nunca, así como de muchos cosplayers muy atractivos (eso también va por las damas) y aunque se echaban en falta a alguna que otra asociación, la balanza se ha visto compensada de sobra. No iba a ser todo malo ¿no? Habría que ser muy eunuco para pensarlo…

En cuanto a las actividades antes mencionadas, tuvimos un amplio abanico para todos los gustos, empezando el viernes con Freeplays de SoftCombat, aprendizaje de juegos tradicionales Coreanos, divertidas partidas del escondite Ingles friki, un emocionante torneo de Munchkin, la rueda de prensa del videojuego Mimitos Meow Meow y una sesión de firmas de Haruko Momoi. Aparte, durante todo el día (aunque teniendo que soportar alguna que otra cola más) pudimos divertirnos en el Archery Soft, batallas de 3 contra 3 a base de flechas en un recinto hinchable la mar de mono. Freeplays de videojuegos variados y concursos de relatos y dibujos cerraban las actividades del día.

El sábado, una vez que lograbas entrar, podías asistir a clases de papiroflexia, una increíble presentación y firmas de Japonés en viñetas, mini juegos de SoftCombat, talleres de escenografía, cosplay y creación de espadas. Torneos de Vanguard, Pokémon, King of Tokyo, etc... Nos deleitamos un año más con una actuación de Taiko, vimos a los sufridores participantes en una competición de ramen picante y comprobamos algunos de los mejores atuendos del día de la mano de la pasarela de cosplayers, en donde todo aquel que quisiera, podía disfrutar de unos segundos para lucirse... Y sí, aunque reticente al principio tras una botella de ron me animé a subir. Uno que es muy simple, que se le va a hacer. Finalizaba el día con un estupendo concierto de Ruki Chan y la presentación de las novedades de la editorial Babylon.

Terminamos el último día con un contenido un poco más suave pero no por ellos menos importante, centrándose el grueso en el concurso de cosplay, el mejor evento de los que hay en su género y que cada año se supera más, con trajes muy elaborados y actuaciones que se nota han sido ensayadas. Sin duda un buen motivo para dejarse caer por el Expomanga. Talleres de cómic, torneos de cartas, monólogos frikis y concursos de baile absurdo cerraban el elenco de actividades.

En cuanto a las exposiciones, tres fueron las que este año pudimos observar: Dos Espadas (Kenny Ruiz), êttera 3: Recuerdos (Studio Kôsen) y Maestros, con autores como Torii Kazoyoshii, Osamu Tezuka, Akira Toriyama, Masaaki Sato y más.

Pasando al tema de los invitados, este año contamos con autores de la talla de Laura Bartolomé (Razas, Ángeles y Vampiros, Impossibe Amour), Kenneos (Amarar en el bosque de las letras), Manu López (Ciudad de Gibraleón, El despertar de un amor, Magical Connections), Marta Nael (Impressions: The Digital Art of Marta Nael, Lux: a clash of light and color), Studio Kôsen (ShadoWings, Reflections, Lêttera), Henar Torinos (Mala Estrella) y Haruko Momoi, también conocida como Halko, en homenaje al Hal 9000 de “2001: Una odisea del espacio”. Cantante, letrista, ensayista, compositora, escritora, locutora y seiyuu, desde que debutó con el single “Mail me” para la banda sonora de la película “Suicide club/Jisatsu sâkuru” (Shion Sono, 2001)

Finalizando, en la sala multimedia las proyecciones más destacadas fueron High School Of the dead, Black Lagoon, King of Thorn, Wolf Children, Viaje a Agartha y Evangelion 3.33 you can (not) redo.

Como podéis ver, un fin de semana completo y divertido -con la excepción del lamentable incidente del sábado entre colas, entradas agotadas y malos modos de algunos responsables- pero divertido al fin y al cabo. El ambiente era el adecuado, el espacio el justo y necesario a pesar de la inmensa cantidad de personas que asistieron y las actividades muy divertidas. Docenas de stands con frikadas, curiosidades, videojuegos e innumerables objetos interesantes llenaban el espacio ¡ah! Y no olvidemos el puesto de fuentes de chocolate… (aunque insisto en que falta un stand para ron… ¿dónde bebemos los piratas pues?).

Resumiendo: un buen evento como los anteriores, con sus altos y sus bajos pero con la balanza decantándose a favor. Muchas fotos, mucha gente habilidosa y con cosplays de envidia (a destacar este año los de LOL y Doctor Who) y sin duda, buen ambiente. Sólo añadir que ya espero con ansias el Expocómic de diciembre… ¡Arrasa con lo que veas y un mal cosplayer no seas!








1 comentario: