23 de septiembre de 2014

La Crónica del Pirata: VIII Japan Weekend de Madrid (o cómo perder un pase de prensa en 3, 2, 1…)

¡Bienvenidos una vez más damas, caballeros y demás fauna no especificada! ¿Habéis hecho algo interesante últimamente? ¿No? Bien pues yo sí. Os cuento en detalle (más o menos): 

Sábado por la mañana.

Me levanto henchido de orgullo, satisfacción y dolor de espalda (mala postura por la noche… a saber). Voy al baño y el espejo me devuelve una imagen ojerosa, con pelos desaliñados y barba de unos días… ¡Perfecto para el Japan!

Voy en pos de mi desayuno diario a base de cereales con ron, crema de oreo y un pedazo de pizza del día anterior. Coloco provisiones en la mochila: bebida, alimento, algo de dinero, más bebida, cámara de fotos, tarjetero… ¿he metido la bebida? Se augura un día extenso así que hay que ir bien preparados. Cierro mochila, me atuso una rasta rebelde bajo el sombrero, me pongo el abrigo y salgo de casa.

Vuelvo a casa, recojo el resto de mis enseres personales (espada y pistolas) y de nuevo salgo de casa. Entro en casa otra vez… hay que encerrar a la gata que si no la lía… ¿ya? ¿Podemos irnos? Mmmm… sí, creo que ya sí… ¡Salgo de casa! (por fin).

Llego al parking del evento: poca gente. No sé si es buena o mala señal. Subo la cuesta y veo una enorme cola que llega hasta el Pabellón de la Pipa. Avanzo por la cola en dirección al Pabellón de Cristal en busca de las taquillas. 

Sigo avanzando por la cola.

¡Taquillas! Vaya… la cola va para abajo en dirección al metro. En fin, allá vamos de nuevo…

Continuo avanzando por la cola. Paso la garita de seguridad. Avanzo por la cola. Veo un extraño cosplay de la Miley Cyrus. Avanzo por la cola. Atisbo el fin tras una enorme furgoneta, pero no soy el único en verla. Gentes ajenas a la piratería también lo han visto y tras una breve pero intensa batalla de miradas, se inicia una fugaz carrera hacia el final de la cola. 

¡Primero! Bien, ahora soy el último… irónico. En fin. Permanezco en la cola. Hace calor, creo que beberé un poco. Permanezco en la cola. Empiezo a jugar con mis pistolas. Permanezco en la cola. Me recoloco el sombrero (con la carrera se me ha quedado en plan grumete). Permanez… ¡alto! ¡La cola avanza! 

Llego de nuevo a la garita. Se me acercan dos caballeros con intención de grabar un vídeo de Celty (nuestra compañera Ilfrin) luchando contra mí. Mmmm, vale pero ¿y la cola? Acordamos que uno de los caballeros hará de pivote yo-te-guardo-el-sitio-mientras-frikeas y vamos al lío. Regreso a la cola y… más o menos es repetir el párrafo anterior unas tres o cuatro veces hasta que al final…

Acompaño a Celty, quien compra su correspondiente entrada y tras ello, voy a por mi pase de prensa. Por suerte la cola solo es de una persona. 

Espero a que termine. Espero a que termine. Espero a que termine… ¿estamos eunucos o qué? ¡Cuánto se tarda en rellenar un formulario de una cara? En fin… ¡mi turno! Pongo mi mejor y más sobria sonrisa y pido pase para Piradrows. La gran mujer del otro lado ensombrece el rostro y dice “os denegamos el pase”. Creo oír retumbar algo y algún que otro relámpago, pero creo que era cosa de mi imaginación. Amablemente la contradigo diciendo que no, que tengo un mailoso confirmando dicho pase. Me mira, la miro. Me mira… dice “ah” y se pone a buscar. Encuentra mi pase y relleno un formulario de consentimiento que pareciera que fuera a entrar en el Fort Knox de Isla Tortuga… poco más y tengo que dejar La Perla Negra como garantía. No tenían colgantitos del cuello así que me dieron sin más una tarjeta de cartón. Me la coloco feliz en el cinto y voy en pos de entrar, tras casi una hora y media, a la VIII Japan Weekend de Madrid ¿comenzamos?

Gente, gente everywhere… lo normal en estos eventos y teniendo en cuenta que es sábado ¿no? Menos mal que el recinto tiene un complejo sistema de ventilación y, y… ¿soy yo o hace más calor dentro que fuera? ¿Porqué me cuesta respirar? Bueno, quizás exagero un poco. Por lo menos un 60% del pabellón era respirable… según la hora.

En fin. El ambiente es agradable, la gente disfruta, se la ve feliz de reencontrarse con viejos conocidos y hacer nuevos amigos. Por aquí y por allá ves personas orgullosas de sus elaborados cosplays (algunos con mejor o peor suerte que otros), los puestos traen variedad y aparentes buenos precios. Se oyen risas, jolgorio… no parece que vaya a ser un día aburrido.

Toca investigar. Si algo he aprendido en mi vida pirata es que si algo pinta demasiado bien, es porque hay cantos de sirena cerca (y no, no me refiero a la ambulancia que había fuera del pabellón). Tras un par de vueltas confirmo que ciertamente, el abanico de actividades es amplio: conferencias, talleres, festivales, exposiciones de Los Caballeros del Zodíaco y Mazinger Z, concursos variados… de todo para todos los gustos. Encontré los siempre presentes ejercicios de maquillaje, dibujo y manualidades varias en general. Diversos talleres de dibujo, arte digital, Weiβ Schwarz o Cardfight Vanguard pululaban por los diversos escenarios. Torneos de Pokémon y Supernova se amontonaban con jugadores que además podían disfrutar de títulos como Smash Bros, Tekken, Gran Turismo o Naruto entre otros.

El siempre bien acogido concurso de cosplay me enseñó que cada año las gente se trabajan más sus personajes y vestuarios, haciendo de esta actividad, una de las más interesantes del día a mi parecer. Hideaki Kobayashi, también conocido como el "abuelo colegiala", deambulaba por el pabellón dejándose querer y mostrándose tan risueño y saltarín como se le conoce, arrastrando un puñado de gente tras de sí que hacía cola para hacerse una foto con él. Como cierre en cuanto a actividades así en general se refiere, encontré a gentes como Alfredo Garrido, Anabel Espada, los dobladores de Dragon Ball y un concierto de Haru Chan que hacía a más de uno dar extraños saltitos que se suponían pasos de baile.

No parece que haya nada criticable la verdad… si eres nuevo en estos eventos. A ver, he de reconocer que piratalmente (palabro mío ¿pasa algo?) es un evento que merece la pena y es divertido pero… no hay novedad desde hace años. Todos los años es lo mismo una y otra vez. Sí, bien es cierto que encuentras detalles que te hacen pensar que este año será distinto, que romperán moldes y montarán un espectáculo que ni la mejor fiesta de Isla Tortuga pero… la cosa se queda en la esperanza, en la ilusión… y es con lo que (a mi parecer) juegan muchas veces los organizadores. Esto no pretende ser una crítica descabellada con falta de pelo ni mucho menos. Simplemente hacer memoria. Hace años la Japan Wekeend quizás no fuera tan conocida, pero tenía una buena relación calidad-precio (¿¡10 euros por una entrada!? Para que luego digan que yo soy el pirata), había quizás menos puestos para comprar pero eran de calidad, los espectáculos y actividades estaban bien marcadas y organizadas. Sabías qué hacer, cuándo y dónde… y parte de esa magia se ha perdido.

Por ejemplo, el señor Hideaki Kobayashi. Está claro que tuvo su presentación y su espacio pero… por lo que puede ver y escuchar, la mayor parte del tiempo es como si le hubieran simplemente soltado por el pabellón, cual perro sin correa y ¡hala, a ganarte el sueldo! Muy quizás me equivoque, pero la impresión que me dio fue esa (y no soy el único… ¡puedo señalar con testigos y nombrar dedos!). Igualmente, aunque bien es cierto que en la web están los horarios de las actividades, se echa en falta algún medio más accesible. Ojo, no es que no lo haya, pero realmente una vez entras en el pabellón, si no tienes información de antemano sobre qué va la cosa… te pierdes la mitad… Más o menos lo que pasaba con las exposiciones de Saint Seiya y Mazinger Z… muy monas sí pero… yo sólo he visto maquetas grandes y a escala de los personajes junto con alguna que otra ilustración… ¿quiénes eran los caballeros? ¿autores, origen, tomos, historia, curiosidades? ¿Porqué Afrodita lanza sus pechos? ¿Hay un Mazinger Z en España? ¿Por qué el villano tiene pinta de eunuco? ¡Datos, datos! La gente necesita datos para admirar algo y crear la ilusión de querer saber más y de ahí, seguir una serie, anime o cualquier cosa que le muestres… si lo haces bien. Tan útil y espectacular es poner un Mazinger Z de dos metros en mitad de un stand como poner un cono de carretera en el suelo. Sin información, la cosa desmerece mucho.

Insisto en que no está mal montada… la fiesta. Pero se puede mejorar. Los organizadores son capaces y a los primeros Japan me remito. Actualmente parece más ansia de ganar dinero, meter cualquier tema que llame un poco la atención y si te he visto no me acuerdo que otra cosa más enfocada a la cultura japonesa. Seguramente tengan más trabajo del que me imagino pero… si haces algo que sale mal y recibes críticas desfavorables, trata de mejorar y no pongas en busca y captura al autor o autores. Se puede hacer.

¿Karaoke? Mis divagaciones acerca de la organización se ven rotas por estridentes sonidos procedentes de un escenario. Menos mal que cuando por fin llego una dulce voz amansa mis maltrechos oídos. Hay quien canta con peor o mejor fortuna pero algo común en todos es el empeño que le ponen. Sin duda otro momento divertido del día… espera… ¿ése es Lobezno? Por todos los Krakens… 

El resto del día se podría resumir en un ciclo más o menos así:

Doy un paso. Piden foto. Doy un paso. Piden foto, piden foto, piden foto… ¿El número 38? ¡Yo! Bien, es tu turno…. Doy un… (golpe en hombro). Me giro. Piden foto…. ¡Corro! (junto al Sombrerero Loco). Paramos. Piden foto… etc, etc.

Entre tanto ajetreo me he acabado las bebidas, he de reponer inmediatamente. Oigo rumores de venta de granizados en el piso de arriba. Tras 20 minutos llego a la cola (véase párrafo anterior) y tras otros 10 minutos de espera me entero de que no hay granizado (además me miran con cara de loco). Cambio de idea y pido un refresco de naranja y… ¿cuatro euros? Creo que me salía más barato comprar ron. En fin. Pago y bebo (por fin).

Tras otra ronda de paso-foto-paso-foto, veo que los granizados están abajo ¿quién diantres fue el eunuco que dijo que estaban arriba? Bueno, ya que estamos no me quedaré con las ganas, además estos no están mal de precio… ¿fresa o melocotón? Mmmm, fresa, que es más pasional. Agarro el vaso y veo un líquido con bolitas tipo naftalina y un cubito de hielo… o mi impresión ha cambiado mucho o yo me imaginaba los granizados de otra forma. Bueno, de perdidos al Kraken. Bebo y no está mal… solo que lo que venden como granizado es té con sabor y bolitas afrutadas en el fondo. La diversión del asunto es coger esas bolitas con la pajita sin ahogarte en el intento. De no ser por mi medallón maldito no estaríais leyendo esto.

Más paso-foto-paso-foto y tras muchas horas de risas, concluyo en que el sábado fue un gran día. Con muchas cosas a mejorar ya que el grueso de los asistentes, van por los conocidos y realmente no se nota un compromiso en sí con el evento. Muchos van por ver que pueden pillar y simplemente por hacer la gracia… en apariencia, se ha perdido ese espíritu friki de hace unos años y la sensación que da es que, mientras entre dinero y gente, que pase lo que tenga que pasar. Triste, porque es un evento que merece la pena y dentro de todo esto, algo de mejora se nota, pero hay que ponerle más corazón.

Pienso en mis cosas, en mi ron, en mi barco, en mis agujetas causadas por haber estado todo el día de pie y en que pese a los defectos, no me importaría repetir ya que, como digo siempre, lo mejor de estos eventos es la gente. Sin ellos no sería más que una reunión de personas extrañas y con motivos más que suficientes para clausurar este tipo de actos… bueno, esto último queda extraño… intento ser trascendental ¿vale?

El domingo por motivos ajenos a mi sombrero no pude asistir pero se por fuentes fiables que fue, al igual que el sábado, un día repleto de gente, de buenos cosplays y actividades (emocionantes pero una vez más, poco novedosas) tales como karaoke, conferencias, clases de artes marciales, talleres y videojuegos. Un día tranquilo ideal para compras de última hora.

En resumen, un Japan Weekend al que sí, merece la pena ir si eres novato pero si no, un tanto insustancial si le quitas el aliciente de los amigos… ¿lo mejor? La gente, el ambiente, el encontrarse algún chollo sin que lo esperes, los elaborados cosplays (este año a destacar los relacionados con los Titanes y LOL) y simplemente, dejarse llevar.

La parte mala ya está más que dicha. Sin duda un evento bien organizado y con grandes planes pero con un poco de falta de innovación, centrándose más en el nuevo tipo de público infantil que busca más pillar cacho, dar abrazos e intercambiar wassaposos que otra cosa… pero bueno, no puede durar para siempre ¿no? Mantengo aún la esperanza de volver a eventos como los primeros… (y con esto me acabo de quedar sin pase de prensa para el año que viene).



EL ÁLBUM DEL CAPITÁN

El Titán con alitosis (de ahí mi cara)
Ultrahéroe se dejó caer por la Japan
Con uno de mis clones (éste no es el del cacahuete)
Magneto, Lobezno & Celty
¿Dónde andará la gata?

Sombrerero & Jack: Saiyajins Nivel... Té & Ron
¡Link con pelo azul!
Guadaña Vs Pala XXL ¡El combate definitivo!
De nuevo, con el Señor Kenway
Foto grupal (con Celty de relax en el fondo)
El siempre inquietante Skull Kid
Con Hideaki Kobayashi
Jode-fotos nivel: Pirata
Loca y Loco... tal para cual...
Hideaki Kobayashi de nuevo





¡Siempre recordaréis este día como el día en que leísteis al Capitán Jack Sparrow!

2 comentarios:

  1. Esto es un viaje!!! Muy divertido leerte, y sumamente gratificante las fotos...caramba, si me dan ganas de dejar el hongo e ir a tomar ron contigo!!! Abrazos al pirata más loco de España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A tí pitufo por leer mis desvaríos! Si alguna vez te dejas caer por estos lares, ya sabes donde tienes camarote... eso sí, de fregar la cubierta no te libra nadie... XDDD

      Eliminar