12 de mayo de 2015

La Crónica del Pirata - XIII Expomanga de Madrid

¡Muy buenas piratillas y gentes de bien! (algunos de no tan bien) ¿Cómo os trata la vida? Por mi parte deciros que mientras haya ron, bienvenidas sean las dificultades… me siento tranquilamente con mi botella y las saludo con la mano mientras las veo pasar. Quien no se conforma es porque no quiere.

¡Al asunto! 

Por si algún eunuco aún no se ha enterado, los pasados 8, 9 y 10 de mayo se celebró el habitual evento que aterriza por estos lares madrileños: el Expomanga 2015 que, si bien recuerdo y hago bien los cálculos, celebra su decimotercera edición con nosotros. En esta ocasión, la afluencia de público ha sido de proporciones Krakenianas (uséase para los poco entendidos, bestia de narices), alcanzando la cifra oficial de 46.213 visitantes frente a los nada despreciables 40.412 del año pasado… ¿ha supuesto esto algún problema? Pues sí, para que vamos a mentir pero, antes de señalar dedos y apuntar con el nombre, mencionar que este tipo de eventos hace años que se está comprobando una asistencia cada vez mayor, pasando de una actividad de segunda (casi pirata se podría decir) a una muy importante referencia en el mundo tanto del cómic (Expocómic) como del manga (Expomanga). Como siempre, no todos ven esto así y desde las altas esferas denominadas Ayuntamiento y similares (claros herederos de los ruines de la Compañía de las Indias Orientales), ven estas organizaciones como algo nimio y carente de interés. Este pensamiento queda confirmado por el mero hecho lógico de que si un evento de esta magnitud, con cada nueva edición se denota mayor asistencia, lo suyo es dar más libertad a la organización para disponer de espacio y no entregar el mismo recinto una y otra vez cuando a todas luces, ya está resultando bastante escueto y como diría Daniel Diges, se está quedando algo pequeñito (ouh, ouh, oh).

Pero en fin, no hay nada perfecto y tras las explicaciones varias y disculpas por parte de la organización, los controles de entrada, las enoooormes colas ya habituales y el sofocante calor, he de reconocer (por interesado que pueda sonar) que le resto del evento fue fluido, divertido y con muchas cosas por ver y hacer… demasiadas para mí, no daba abasto de ver todo y la duda me carcomía por dentro: ¿ir a la sesión de firmas o a ver una película? ¿Destrozarme los tímpanos con algún participante del karaoke o asistir a algún taller? ¿Ver tiendas o acoplarse a alguna charla? ¡Agh! Dudas, dudas…

Con esto y más, empezó la edición de este año en un acto de inauguración que contó con la presencia de Sanjeev Nath (jefe de Microsoft Surface España), Kazuhiko Koshikawa (Embajador de Japón en España) y Emilio Gonzalo (director del evento). Disfrutamos en el escenario principal a lo largo del día de la presentación de cuentos de Ediciones Babylon, de una charla sobre cosplay y YouTube de mano de Annchirisu y como cierre, de una sesión de firmas con autores como Marta Nael, Cris Ferrer, Dani Alarcón o Jorge Monreal entre otros.

La cartelera de cine del día nos dejaba proyecciones tales como Profesor Layton y la Diva Eterna, Berserk: el advenimiento, Las vacaciones de Jesús y Buda y Dragon Ball Z: Battle of Gods.

Como es habitual, los amantes de los juegos de mesa (¿beber ron cuenta como juego de mesa?) y el rol tuvieron su espacio, ubicado esta vez en la entreplanta del Pabellón de Cristal y con actividades como Bang de dados, Hombres lobo de Castronegro, Fiasco Brony, Love Letters, etc. Del mismo modo, los aficionados al softcombat, los talleres y los videojuegos tuvieron su momento, habiendo un amplio espacio para estos últimos y disfrutar de freeplays a mansalva.

El sábado y como digo siempre de forma cansina, es el día por excelencia. La asistencia asusta, las colas impresionan… desde el momento en el que atracas el barco en el “abarcomiento”, comienzas a ver cosplays, sonrisas, gente luchando con sus espadas y muchos paraguas (es que hacía un sol de coj**** y como para no llevarlo). Me percato de que la variedad de cosplays de este año es bastante amplia, con especial número de gentes con atuendos de Durarara, One Piece, LOL y… ¿¿Es ese Nick Furia?? ¡¡Por todos los Krakens!! No sé que me impresionó más, si el parecido con el Furia de Samuel L. Jackson o el hecho de que con la que estaba cayendo, el tipo aguantara como un campeón con su parche, abrigo de cuero, armadura, guantes… me quito el sombrero sí señor.

¡Continuemos!

El lleno es absoluto y nada más entrar se observa que el Pabellón de Cristal ha sido dividido en dos partes: la entreplanta con todo lo dedicado a juegos de mesa, rol, videjuegos, etc (tal y como se indicaba anteriormente) junto a pequeñas exposiciones de figuras, el escenario secundario (para concursos como Trivials Otaku, Ramen picante, Flash Kpop…) y una extraña burbuja de contención de zombis y algún que otro extraterrestre.

La planta baja dispone de lo habitual: infinidad de stands con frikería para dar y tomar, mangas, algún que otro cómic, ropa para todos los gustos, exposiciones, actuaciones… ¡y fuentes de chocolate! (no olvidemos las fuentes de chocolate).

Durante este día desfilaron por el escenario principal actuaciones tales como una espectacular demostración de Kung Fu Shaolin, las ya famosas pasarelas de cosplay y concurso de karaoke y como no, charlas, presentaciones (Editorial Tomodomo) y duelos de autores (Mike Bonales y Nacho Arranz).

La sala multimedia nos ofrecía como cartelera Sword Art Online, Fairy Tail y Tokyo Marble Chocolate. Además, clases de dibujo y presentaciones de Selecta Visión cerraban esta actividad.

Más videojuegos y gentes con pelos acartonados de Goku rondaban por el pabellón, carteles de abrazos te acosaban sin piedad, gentes dándose estopa en el Softcombat… miraras donde miraras veías gente haciendo algo. Por otro lado e increíble que parezca, no había aglomeración de gente ya que, debido a las restricciones de las que hablábamos al principio, se ha tenido especial cuidado en no saturar el pabellón y, aunque a contra de tener que soportar en ocasiones largas colas de espera, la misma merecía la pena ya que una vez dentro nadie recordaba apenas ya su tiempo “encolado”. Como dato curioso, comentar que en esta edición he notado (sobretodo este día) mucha asistencia de gente adulta. Aparte de la típica marabunta adolescente y preadolescente que llena estos actos (algunos con más talento y trabajo en sus cosplays que más quisieran algunos), en esta ocasión gente ya talludita (pero jóvenes por dentro) rondaban los pasillos ataviados, ya sea con múltiples bolsas tras arduas compras, o con elaborados atuendos. A destacar el Capitán América, con un atuendo clásico y un muy bien hecho escudo al que solo le faltaba unos cuantos agentes de Hydra para zurrar.

El día cuasi cerró con los conciertos de Yammi Tabby, nuestra idol nacional que está arrasando por tierras niponas y posteriormente el de Haruka, ambos con mucha afluencia y fans fervorosos (alguna vi que hasta lloraba).

¡¡Legamos al domingo!!

Y cómo no, el evento principal es el concurso de cosplay, ubicado un año más en el auditorio cercano al Pabellón de Cristal. Como cada Expomanga, pudimos ver actuaciones muy elaboradas junto a unos vestuarios con mucho detalle (y horas de esfuerzo) del mundo del manga, el cómic, el cine y los videojuegos. Personajes como Iron Man (junto a Iron Girl), Edward Kenway, gran parte del elenco de One Piece, LOL, Fate Stay Night… llenaban la mañana con sus minutos de gloria. Sin duda una entretenida forma de pasar el domingo y por qué no, de echarle valor y actuar un poco… de perdidos al río ¿no?.

Como alternativa, se podía ver en el escenario principal un desfile de Kimonos, una actuación de despedida de Haruka, Karaoke pasiego y divertidas batallas de Sumo Royale. Los amantes del riesgo extremo podían además, ver otro concurso de Ramen picante y Trivias Otakus en el escenario secundario y para los cinéfilos, se podía ver Tokio Ghoul, Mazinkaiser, El Castillo de Cagliostro, Gurren Lagann y La Isla de Giovanni.

Y antes de que se me olvide (que cabeza la mía), también se pudo disfrutar de las para muchos, deseadas sesiones de firmas, con autores (aparte de los citados del día viernes) de la talla de Elena Sempere, Henar Torinos, Naoyoshi Shiotani, Raquel Cornejo o Ángel Company.

En resumen y acabando ya la paliza que os estoy dando… sí, en efecto las colas son un gran problema. Sí, no se puede mirar a otro lado y decir “la culpa no es mía”. Sí, todo es mejorable y se pueden ofrecer más cosas pero… en lo personal y visto lo visto con cómo somos en este hermósido país para las cosas que no interesan a algunos, la verdad es que tiene mérito que la cosa haya salido de forma positiva. Sin duda es una opinión personal y pirata cual bebedor de ron que soy pero en lo referente a Expomanga como tal, la oferta es bastante atractiva, con muchas actividades y un precio más que razonable. 

Coincido plenamente en el tedio de las colas pero… ¿dónde no hay colas hoy en día? Ante tanta avalancha de gente es fácil que los humos salten y algo salga mal pero lo que hay que hacer es dar el paso siguiente… meter ruido y pedir por un recinto más amplio. De esta manera, las colas serán menores y el control de las masas (que profundo ha sonado) será más sencillo. Puedo entender el cabreo de muchos de los que estaban en las colas, pero lo que no entiendo es el quejido llorica de algún que otro eunuco que no viene hace años y pretende sin más llegar, entrar y que le den todo hecho, sin intentar razonar o pensar en el porqué de la cola… ¿dónde se creen que estamos? De hecho, en cualquier parque de atracciones, zoo, concierto que quieras conseguir una entrada y sea algo relativamente conocido… es de sobra conocido (redundante, lo sé) que hay que esperar colas. 

Es por ello que hagamos motón de a bordo y clamemos por un espacio mayor, quizás así la cosa sea más… fluida, Por ahora, separando colas de evento en sí, creo poder asegurar sin error a errar (bonito juego de palabros) que el resultado final es bueno. Mucha gente asistió y mucha gente disfrutó… eso habla por sí solo. Aparte… ¿dónde más puedes encontrar tanta tentación para comprar? Lástima que algunos stands se pasen un poco de precio pero sin eso, es para dejarse el sueldo de varios abordajes… ¿verdad?

Cierro ya esta cutre-crónica con la nota de clausura del Expomanga 2015 y recordar piratillas: arrasad con lo que veáis y generosos no seáis ¡que corra el ron!


Expomanga 2015: más, más y más.
El Salón de Madrid se lanza a la búsqueda de mayores espacios

Madrid, 11 de mayo de 2015. El Salón del Manga y la Cultura Oriental de Madrid - Expomanga 2015 vuelve a batir su propia marca. Durante el pasado fin de semana, el mayor evento de este tipo de la capital ha convocado a 46.213 visitantes, una increíble cifra que aumenta en más de cinco mil la que hasta ahora había sido su más exitosa edición, aquella de 2014 que reunió a 40.412 aficionados y curiosos en torno a las maravillas de la Cultura asiática. «Estamos verdaderamente impactados tras lo que para todos supuso la tremenda cita del pasado año», comenta Emilio Gonzalo, director del evento. «La cantidad de público ha sido tal que todo el esfuerzo que hemos hecho para que pudiese entrar más público al Pabellón de Cristal, que ha sido mucho y se ha notado en la cifras de afluencia, se ha quedado corto. Ahora ya no es una voz, sino un clamor popular el que pide al Ayuntamiento de Madrid que nos ayude con más espacio en el que celebrar esta fiesta, que deja en un magnífico lugar tanto a la ciudad como a todos los amigos que han venido a disfrutarla desde toda España. Nos unimos a ese clamor, desde luego, y anoche mismo comenzamos a explorar nuevas vías que permitan ganar aforo suficiente como para dar cabida de una manera rápida y fluida a todos y cada uno de los asistentes que volverán a reunirse con nosotros en la edición de 2016». Así las cosas, un éxito colosal, un gran espectáculo, pero un evento que necesita del apoyo de todos para seguir creciendo para su público, que es a quien se debe. ¡Gracias a todos en nombre de la Asociación Española de Amigos del Cómic!


EL ÁLBUM DEL CAPITÁN
Zombi bueeeeno... solamente necesita amor.

El lobo no es tan malo como lo pintan pero... cuidado con la Caperu...

Descripción gráfica de placer (más o menos).

Creo que llegamos tarde... ¡Santo cielo!

Entre gentes con casco se entienden... ¡Big Hero 6!


El original y auténtico Capitán América.

1 comentario:

  1. Completo análisis y muy divertidas fotos, pirata maestro!!!!! Algún di me cosplayearé....y trataré de robarte el título (y algo de ron) Saludos azulados :)

    ResponderEliminar