30 de agosto de 2015

Fairy Tail (by Nindë)


Hoy, vengo de estreno. Y no, no es que haya salido de ninguna convención histórica, ni muchísimo menos. Vengo de estreno, porque es la primera vez que escribo para este blog, así que espero no aburriros demasiado con lo que vengo a compartir con todos vosotros.

Vengo a hablaros de Fairy Tail. El autor de este –fenomenal– manga, es Hiro Mashima. Comenzó su publicación en agosto de 2006, y a día de hoy, llevamos casi la espectacular cifra de cuatrocientos cuarenta y nueve capítulos. Cierto es que no es tan numeroso –ni mucho menos– como One Piece, o como Bleach (que, por cierto, no tengo la mas remota idea de cuando acabaran), pero me atrevo a decir, sin lugar a dudas, que es igual de bueno, por no decir mucho más.

A fin de cuentas, es una opinión personal, claro. Pero vengo a contaros el porqué lo considero tan genial. Esta historia, trata sobre Lucy Heartfilia. Una simple jovencita de 17 años, que un día llega por casualidad a un pueblo llamado Hargeon. Su meta, es llegar a formar parte de Fairy Tail, un gran gremio de magos. Nuestra protagonista, aspira a convertirse en una gran hechicera; sin embargo, su camino se cruza de manera inesperada –y vaya formas– con un joven llamado Natsu Dragneel, y su simpático gato azul, Happy.
Por una serie de circunstancias, desenmascaran a un mago que se paseaba por la ciudad diciendo ser «Salamander», un miembro de Fairy Tail. No obstante, Lucy finalmente descubre que Natsu es el verdadero Salamander, el cual, al final de su apoteósica aventura, decide invitarla a unirse al gremio que ella llevaba esperando toda su vida.

¿Y esto termina aquí? No, para nada. Como muchos habréis imaginado, esto, es solo el principio de un sinfín de alocadas peripecias en las que se verán envueltas esta pareja de amigos. Nuestra Lucy, tendrá la oportunidad de conocer a compañeros con un imperioso afán por quitarse la ropa de manera inconsciente, compañeras capaces de imponer terror al más mínimo parpadeo, o maestros con una revolucionaria manera de ver el mundo de la magia.

Fairy Tail, es único en este aspecto, bajo mi punto de vista. Es capaz de enroscar un nudo en la boca del estómago, a causa de la tensión, y al instante, hacer que te retuerzas de la risa por lo histriónico de la situación.

Magia mata-dragones, alquimistas de hielo, acosadoras en potencia, artistas del engaño, manipuladoras verbales, borrachas profesionales…, de todo. Realmente, si empezara, no sabría en donde terminar. En cualquier caso, esto es de las mayores esencias de Fairy Tail.
Por otro lado, vamos realmente a la profundidad del asunto. Este manga, trata temas tan sencillos como la soledad. En su manera más simple, y en su forma más literal. La forma en la que, a veces, vemos la vida. Simples espectadores que nos mantenemos al margen mientras la vemos pasar. Sin embargo, ocurre algo. Un simple encuentro, capaz de ponernos la vida patas arriba. Lo que creíamos saber, puede que en el fondo no lo supiésemos tanto. Años sin vivir en absoluto, y de pronto, toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

Por supuesto, Fairy Tail tiene su punto –y digo punto, porque no puedo decir otra cosa– romántico. No obstante, si creéis que esta serie es la típica en la que los protagonistas son los primeros en caer… estáis muy equivocados. Y creedme cuando os digo, que esto, os sacará de vuestras casillas. Al menos, a mi me pasa. Es como esa tensión en el ambiente, que te deja la sensación de que solo tú la estas notando, mientras los demás siguen absortos con las musarañas. ¡Es auténticamente frustrante! Aunque solo por eso, ya engancha.

Por otro lado, también tenemos a la familia, la amistad, y el compañerismo puro y duro… sencillos valores que nos empujan constantemente a intentar ser mejores personas. Pero lo más importante, y desde mi perspectiva, es que trata de manera constante sobre la tenacidad del espíritu. Esa fuerza que nos empuja a aguantar aunque solo sea durante un segundo más. La capacidad que tenemos de levantarnos, aunque nos falte el aire para respirar. Esa sensación que nos cosquillea en la nuca, y nos recorre la columna, cual descarga de adrenalina.

En mi humilde opinión, ESO, es lo más importante. Ese sentimiento que nos obliga a levantarnos, a mirar al frente, y a no titubear ante lo que vendrá a continuación. Porque no importa qué ocurra. Te dará igual, porque pondrás lo mejor de ti mismo, aun desconociendo el final.

¿Por qué Fairy Tail? Después de lo que os he contado, no solo tengo un porqué. Tengo un montón de porqués. Hay mangas shonen, mangas shojo, mangas gore…, hay mangas para todos los gustos y colores.

Pero Fairy Tail, os resultará memorable.



¡No os perdáis los FanFics de Nindë!
(en especial los relacionados con Fairy Tail)

Visitad FanFiction para más información.



1 comentario:

  1. Faltan dos sagas segun el autor para terminar con el manga

    ResponderEliminar