15 de diciembre de 2016

Kaichō wa Maid-sama! (by Nindë)


Hoy venimos a hablaros de «Kaichō wa Maid-sama!», o más conocida como «¡La Presidenta del Consejo Estudiantil es una Maid!» en Español.

Está considerada como una de las mejores series shōjo (nos permitimos recordaros que son mangas o animes dirigidos especialmente a la audiencia femenina adolescente, y que la creadora, en este caso, es Hiro Fujiwara), puesto que sumando el conjunto del trazo del dibujo, la historia, y tanto los personajes principales como los secundarios, es un manga muy completo.

La historia que nos presentan es la de Misaki Ayuzawa, la primera chica Presidente del Consejo de Estudiantes en Seika (un instituto con apenas 20% de mujeres, ante un 80% de hombres). Nuestra protagonista (quien se toma muy en serio su cargo desde el momento en que coge las riendas), toma en sus manos el poder para hacer sentir seguras a las chicas, ganándose una muy mala fama de dictadora feminista entre los alumnos varones.

Pues bien, el intríngulis de este divertido relato, se centra en que Misaki trabaja a tiempo parcial en un Maid Caffé Latte (establecimientos donde el personal atiende a los clientes vistiendo un cosplay), hecho del cual, en un principio, se avergüenza profundamente, y que choca de entrada con el fuerte y serio carácter de la joven.

Desafortunadamente, Usui Takumi, nuestro protagonista varón de esta tragedia griega, y el chico más popular del colegio (no solo entre las chicas, sino también entre los chicos), se interesa en ella tras verla vestida, por casualidades del destino, con su uniforme de maid.

Contra todo pronóstico (ya, claro…) acepta guardarle el secreto, lo que desembocará en una multitud de situaciones extremadamente cómicas y di- vertidas entre los dos, y entre todos los que rodean a nuestra pareja de protagonistas.

Uno de los puntos básicos que nos ha llamado la atención en esta ocasión, es que el romance está muy bien balanceado, puesto que los protagonistas se complementan a las mil maravillas (si, parezco el genio de la lámpara). 

Por un lado, tenemos a Usui. Su fuerza a nivel protagónico es uno de los puntos más fuertes de esta historia. Eso, sumado a su personalidad misteriosa, pasota, e incluso un tanto retorcida, junto a su talento innato para realizar a la perfección cualquier tarea, lo convierte en el personaje por excelencia. 

No obstante, respecto a esto debemos reconocer que Usui es demasiado perfecto. Rubio, alto, fuerte, buena persona, sabe cocinar… Venga, vale. Reconozcamos que Disney ha causado un daño irreparable idealizando al príncipe azul de cuento que todas deseamos encontrar, pero esto es demasiado, creednos. Habiendo puntualizado esto, coincidimos en que el personaje resulta muy interesante, fresco y gracioso; y aunque parezca despreocupado, en realidad presta una indudable atención a to- do lo que ocurre, especialmente alrededor de Misaki.

El segundo punto a destacar es la propia Misaki. Por un lado, tenemos su faceta de «presi demoníaca», a causa de ser extremadamente exigente y tener una actitud agresiva hacia los chicos. Sin embargo, el trasfondo de su comportamiento radica en el abandono de su padre, quien acumuló una enorme deuda y, tras desaparecer un día, dicha deuda se le adjudicó a su familia. Por el otro lado, Misaki ha demostrado tener un gran corazón, y los que la conocen ven que en realidad es muy justa y que está dispuesta a ayudar a cualquiera que lo necesite, predominando en todo momento tanto su carisma, como su trabajo duro, puesto que nunca tira la toalla.

¿Otro punto a favor de este shōjo? Los personajes secundarios. No resultan ni aburridos, ni pesados, y sobre todo, ni destacan ni desaparecen demasiado, por lo que se les ha tratado con justicia a lo largo de toda la historia. 

Respecto a la animación, los escenarios o los fondos no destacan demasiado, pero en cuanto a los personajes, el asunto es completamente distinto. Vivos colores, trazados estupendos y un muy buen dibujo.

De la banda sonora, diremos que se armoniza muy bien con las escenas, con ritmos muy alegres en las escenas graciosas y melodías tristes para las situaciones dramáticas. El opening viene de la mano de la cantante Saaya Mizuno («My secret»), y los dos endings («Yōkan» y «Mugen Loop») de la de Heidi. 

Ahora pasamos a la trama argumental. Muy buen comienzo, muy buena caracterización de cada uno de los personajes, y un nudo muy bien presentado. Pero… ¿y el final? Pues os lo diremos: apresurado y mal contado. Directo y sin anestesia. ¿Porqué, preguntareis? Pues porque los 26 episodios de esta serie abarcan los dos primeros cuartos del manga, que tiene 85 tomos más especiales. ¿Qué significa? Pues significa que el anime no abarca ni la mitad de lo que nos cuenta el manga. Y no, no habrá una segunda temporada. Lo que conlleva esto es que si queréis saber el final de esta historia, os vais a tener que leer el manga si, o si (cosa que tampoco nos parece justa). Por lo tanto, esto resta puntos a esta historia tan particular, ya que nos encontramos en la tesitura de tener que exponer tanto lo bueno, como lo malo. 

Ya os conté algo parecido en una de mis reseñas anteriores (Full Metal Alchemist: Brotherhood), y es que una mala adaptación, puede cargarse un anime en su totalidad (sino, que se lo pregunten a los que hicieron la masacre de adaptación del manga al anime de Tsubasa: Reservoir Chronicle).

Para finalizar, os contaremos que se han publicado 18 tomos recopilatorios a través de la editora Hana to Yume Comics. De abril a septiembre del 2010 se transmitió la adaptación al anime que constó de 26 capítulos y una OVA (el anime fue emitido en TBS y BSTBS durante la temporada de primavera de 2010 y producido por J.C. Staff). Actualmente, el manga es publicado en México por el apartado Panini Manga de Editorial Panini y en España se encuentra en publicación por Editorial Ivrea.

¿Un breve resumen? Vale, vosotros ganáis: altamente recomendable.


 Léelo también en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario